Superar el estado nación

Eduard Miralles:

“‘Cuándo vamos a superar el complejo de Edipo del estado nación?’ El chileno Patricio Rivas planteó semejante interrogación en la sesión final del VIII Campus Euroamericano de Cooperación Cultural celebrado en Cuenca, Ecuador, a finales del año pasado, y la inquietud en el auditorio dio a entender que la pregunta era cualquier cosa menos retórica. Naciones sin estado, lugares donde pueblos originarios conviven no sin conflicto con una modernidad incierta o países producto de procesos postcoloniales peor o mejor resueltos cifran hoy todavía, ya bien entrado el siglo XXI, su horizonte colectivo en la consecución de un modelo de estado que, hoy más que nunca, se muestra inalcanzable.

Porque si, a finales del siglo XVIII y a inicios del siglo XIX, aquel ideal ilustrado basado en la triangulación más o menos imperfecta de las nociones de pueblo, nación y estado era en sí mismo una apuesta compleja -¿cuántos desatinos en nombre de la “unidad” y de la “igualdad” no se perpetraron en su momento?- en el día de hoy, en tiempos de integración regional, soberanía compartida, diversidad ciudadana o federalismo asimétrico, el estado nación se ha convertido en una misión imposible, en una asignatura pendiente o, cuanto menos, en un esfuerzo inútil de aquellos que, según el filósofo Ortega y Gasset, sólo pueden conducir a la melancolía. A aquella melancolía post-barroca que tan bien ha descrito otro pensador, Roger Bartra (hijo, por cierto, de intelectuales catalanes en el exilio) en el caso de la realidad mejicana contemporánea.

¿Hay vida, no obstante, más allá del estado nación? Sin duda otros modelos de estado, posteriores a la modernidad, pueden y deben ser posibles. Modelos de estado en cuya formulación, dicho sea de paso, la cultura está destinada a jugar algún papel importante. Ni más ni menos que el que desempeñó la noción de “patrimonio” en general, y de “patrimonio nacional” en particular, como depósito del código genético en el que se sustentó la identidad que amarra las nociones de pueblo, nación y estado en el modelo de estado nación que conocemos. Desde una identidad basada en nuestra igualdad, frente a la diferencia con respecto a los demás, hacia una identidad basada en nuestra propia diversidad y semejante a la de los otros“.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Español

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s